La idea central de la neurodiversidad, que todo cerebro humano merece aceptación y respeto sin importar sus diferencias o complejidades, siempre ha resultado polémica. Pese a los avances de dicho paradigma en las comunidades autistas, sigue generando rechazo en muchas personas, incluyendo a varias personas autistas y profesionales en autismo.

Por considerar la neurodiversidad como pilar de nuestras labores, EITA ha tenido más de un ataque a su labor. Desde quienes nos acusan de no abordar los problemas del autismo hasta quienes promocionan “tratamientos” más que dudosos. Sin embargo, ninguno de tales ataques ha presentado un conjunto de ideas sólidas capaz de refutar el paradigma de la neurodiversidad.

Y seguiremos defendiendo tal paradigma, ya que se trata del más apropiado frente a la inmensa cantidad de variaciones en nuestros cerebros y para lograr una aceptación plena del autismo. No significa que nuestra labor será más fácil, sino que ayudará a muchas más personas y apoyará a las comunidades autistas que están haciendo oír su voz. Y eso nos satisface muchísimo.

Por eso, seguiremos con el paradigma de la neurodiversidad, y veremos sus resultados.

Escrito por: Mario Puga / Activista en EITA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 19 =