El acompañar a mujeres y madres autistas muchas veces trae como tema en la consulta, la constante comparación con el ideal de madre que cada una de ellas fue formándose. Frente a ello resulta muy importante reconocer los valores que cada una reconoce sobre como desean ser madres, esto permite tener claro que no es posible cumplir, ni saludable estar constantemente en la búsqueda de completar todo el checklist de lo que implica ser “buena madre”. Estas frases con las que nos describimos a nosotros mismos es importante entenderlas en contexto. Por ejemplo, una persona puede ser buena madre y también tomarse un descanso, puedes ser buena madre y también llorar en casa, puedes ser buena madre y no haber hecho las compras de casa de forma organizada, y así con muchos ejemplos más. Finalmente, una característica que con mis participantes consideramos importante de visibilizar en este tema es la literalidad con la que las mujeres autistas interpretan estas etiquetas y roles.

Escrito por: Andrea Mesones / Psicóloga en EITA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − seis =