Entiéndase por “aliado” una persona que nos apoya a la hora de luchar por nuestros derechos y nos ayuda a vivir bien. Alguien que consulta a las personas autistas para un proyecto de investigación o legislativo es un aliado. Alguien familiarizado con las particularidades psicobiológicas del autismo también lo es. Podemos encontrarlos en todas partes. Amistades, familiares, activistas, personas con poder: toda persona puede serlo.

Como lo hemos mencionado antes, nadie “nace solo” en la sociedad. Todas las personas necesitamos el apoyo de alguien más por una infinidad de motivos. Muchas personas autistas podremos valernos por nuestra cuenta, mientras que otras necesitaremos de muchos más apoyos. ¡Y esto puede variar a lo largo del tiempo! Para evitarnos problemas, y para vivir en genuina comunidad, resulta imprescindible contar con nuestros aliados.

Y los necesitamos más de lo que parece. Si bien hemos avanzado mucho con el reconocimiento de la neurodiversidad, falta mucho por hacer. Y no lo conseguimos sin nuestros aliados. Necesitamos que nos apoyen, y que los aliados actuales formen a nuevas generaciones de aliados. Solo así, avanzaremos genuinamente.

Contamos con nuestros aliados siempre. Y estaremos ahí para apoyarles.

Escrito por: Mario Puga / Activista en EITA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + quince =