El día internacional de la amistad surge para inspirar iniciativas de paz y para tender puentes entre comunidades. Siguiendo ello, es importante reconocer que para las personas autistas muchas veces no hay puentes amigables sobre los cuáles construir un vínculo seguro y recíproco de amistad. No hay una sola forma de hacerlo porque esto va a depender de cada persona y amistad pero la base para que se esto se despliegue es reconocer que hay más formas de socializar que las neurotípicas. Una persona autista puede ser un excelente amigo o amiga, en quién se pueda confiar para buscar soluciones en conjunto, acompañarnos en actividades de interés común o recibir una opinión honesta, entre otras cualidades que cada quién pueda ofrecer. Sin embargo, es igual de importante que pueden pedirnos como necesidades afectivas de acuerdo a sus preferencias para llevar una amistad.

Escrito por: Andrea Mesones / Psicóloga en EITA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 6 =