Temor hacia la “nueva normalidad”

Foto de Edward Jenner en Pexels

Si vemos información de lo que se viene, con respecto a la “nueva normalidad” tras la pandemia de la COVID-19, parece que, al menos en centros urbanos como Lima, tendrá muchísimo en común con la “antigua” normalidad. La reapertura prematura de los centros comerciales ya nos ha dado una idea de cómo se reaccionará. Y se pone aun más feo cuando consideramos áreas inevitables de la coexistencia social en que ninguna solución a su precarización histórica se ha ofrecido (el transporte urbano es el principal exponente). Nos arriesgamos a una hecatombe.

Y así, es que la comunidad autista que vive en Lima tiene un futuro incierto. Al no verse voluntad real de cambiar las cosas en esta “nueva normalidad” (siempre recordemos que los hechos hablan mucho más que las palabras), parece que seguiremos sin que nuestras necesidades especiales reciban la atención necesaria. Más todavía, estamos en riesgo de vernos expuesto a más riesgos de los anteriores: añadamos a situaciones de interacción social el vernos contagiados por una enfermedad de hace no mucho, con todo lo que conlleva. ¿Qué podremos esperar? ¿Qué razón tendríamos para pensar que nuestra situación podrá mejorar?

Desearía poder ofrece respuestas. Desearía que pudiéramos contar con apoyos más influyentes, o que la mayoría de personas reflexionara lo suficiente como para generar la necesidad de tomar acciones. Solo queda trabajar para lograr esas favorables circunstancias. No queda más que seguir y apoyar a nuestra comunidad.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *