Todavía recuerdo cuando, a principios de 2007, mi madre insinuó que podía haber nacido con síndrome de Asperger. Para mí, resultó algo sorpresivo. Era la primera vez que había oído hablar de la condición (muy probablemente, también la primera vez que mamá también había escuchado de esta), y me resultaba…