En abril, el mes de concientización sobre el autismo, vale la pena recordar algo que ya necesita volverse una verdad de perogrullo: la reivindiciación de las personas autistas no es una competencia de quién "sufre más" o quién es "más normal". Algo que, lamentablemente, sigue sucediento y, de continuar, amenaza…