“Sería ideal que nuestros políticos tuvieran Asperger” “La República” 14 de marzo de 2013.

http://www.larepublica.pe/14-03-2013/seria-ideal-que-nuestros-politicos-tuvieran-asperger

Ernesto Reaño, Psicólogo. Especialista en personas con síndrome de Asperger

Maritza Espinoza.

¿El síndrome de Asperger es nuevo o tan antiguo como la humanidad?

Temple Grandin, una de las personas más versadas en autismo, y que tiene autismo ella misma, dice, medio en broma y en serio, que el que descubrió el fuego tenía síndrome de Asperger, porque quién más iba a estar con dos ramitas o piedritas, dándole y dándole, sin preocuparse de la vida social.

Sin embargo, en el cine y la televisión, los Asperger están de moda…

Sí, mira, tienes a Sheldon Cooper. O lees Millenium y Lizbeth Salander (la protagonista) tiene también rasgos.

¿Por qué esa fascinación?

Porque hay muchas personas geniales que, se presume, han tenido síndrome de Asperger, entre ellos Albert Einstein. En Silicon Valley, por ejemplo, la tasa de nacimiento de niños con Asperger es del 10%, porque la mayor parte de personas que trabajan ahí, operarios, ingenieros, lo tienen. Google contrata gente con Asperger.

¿Ah, sí? ¿Como requisito?

Es como una selección natural, porque todos llegan allí. La tasa de nacimientos con Asperger en el mundo es del 1% y en Silicon Valley es 10%.

Allí el nivel de mentira debe ser muy bajo también, ¿no?

¡Muy bajo! (Risas). Por ejemplo, (Mark) Zuckerberg es una persona que evidentemente tiene Asperger.

¡Los Asperger manejan el mundo!

Sí. Nos han conquistado de una manera pacífica, porque gracias a ellos hay Internet. El equipo del MIT que creó Internet estaba compuesto por personas con Asperger. Turing, el que inventó la computadora, tenía Asperger. Las redes sociales están creadas por personas que tienen síndrome de Asperger…

Y un nerd, en sus rasgos básicos, es gente que puede tener Asperger….

Un poco sí. O gente un poco geek también, ¿no? Esto es una ventaja, por un lado, porque una persona con síndrome de Asperger siente que ahora hay referentes positivos. Pero también hay un problema en el momento del diagnóstico, porque mucha gente quiere tener Asperger (risas). Llegan adolescentes que simplemente son un poco freaks y dicen tener Asperger.

¿No cualquier freak tiene Asperger?
Claro, ni cualquier geek, ni cualquier nerd… O, por ejemplo, hay padres que reciben el diagnóstico del síndrome de Asperger de su hijo y piensan que va a tener solamente los lados positivos, la genialidad, y no todas las personas con Asperger son genios.

Pero buena memoria tienen, ¿no?

La memoria es muy buena. A nivel de coeficiente intelectual, uno evalúa desde la media hacia arriba, del estándar hasta la genialidad.

¿Cuál es el lado malo del Asperger?

El lado malo para los Asperger somos nosotros. Ellos dicen que somos el problema, porque ellos no entienden nuestras reglas sociales. Les es difícil la empatía, ponerse en el lugar del otro, leer los gestos del otro, porque son personas muy lógicas. Por eso son hipersinceras. Se puede pensar que son malcriados o desatinados, cuando en realidad dicen las cosas como piensan.

Y la sinceridad es una característica poco conveniente en nuestro sistema…

Sí. Y, como también son personas muy ingenuas, porque no leen las intenciones de los otros, uno de los objetivos de la terapia es enseñarles a mentir, a desconfiar y a disimular, cosa que no habla bien de nosotros.

¿Qué no puede hacer un Asperger? Imagino que no entrar a la diplomacia…

No. Claro que no. En el mundo del Derecho tampoco. O de la política. Aunque sería ideal que todos nuestros políticos tuvieran Asperger (risas). Pero una carrera política, tal como la concebimos, no podrían hacerla. Ninguna que implique mucho contacto social o que tenga que ver con disimular, o aparentar, o engañar, o manipular.

Entonces se deben sentir más desadaptados aquí que en otro lugar.   

Ser Asperger en Lima es doblemente un problema, porque son personas que necesitan que los entornos sean muy predecibles y Lima es lo menos predecible que existe. Una persona con síndrome de Asperger que vive en Suecia sabe que el metro parte a las 10:45 para tomar el autobús que hace cruce a las 11:06. Acá se sube a un taxi y no sabe a qué hora va a llegar, ni por dónde va a ir.

¿Cómo pueden sobrevivir así, solo aprendiendo a mentir o engañar?

Y aprendiendo un poco cómo son los arreglos, ¿no? Es como si la persona con Asperger fuera alguien que viene de una cultura diferente y tiene que aprender cómo son las normas de los neurotípicos (normales), en este caso los neurotípicos limeños, para poder insertarse.

¿Tú sólo tratas niños con Asperger o llegan de diferentes edades?

Niños, adolescentes, adultos. Me han llegado adultos de cuarentaitantos que, en realidad, son sobrevivientes que, cuando empezaron a leer sobre Asperger, dijeron: Posiblemente yo lo tenga. Y cuando se hacen el diagnóstico recién su vida comienza a cobrar sentido.

Y debe ser un shock, ¿no?

Más que un shock, un alivio, porque dicen: Ah, entonces yo no era raro, no era una persona mala… Hay una persona con Asperger por cada 250 que no lo tienen, lo cual quiere decir que en Lima debe haber 35 mil personas con el síndrome. ¡Casi un estadio lleno!

 

La ficha

 

Hice mis prácticas de sicología en un colegio para chicos con problemas de lenguaje y conocí a uno con síndrome de Asperger. Me enamoré de su forma de ser, pero me di cuenta de que lo que había estudiado no me servía para nada. Hoy me dedico a trabajar con ellos y soy vocero de Imagina.pe, una comunidad de líderes que saben que el cambio es posible.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *