¿”Sálvese quien pueda”?

No nos sirve la mentalidad detrás de tal frase. La premisa de nuestro movimiento se basa, indudablemente, en el hecho de que los seres humanos tenemos un amplio conjunto de dificultades y necesidad de apoyo, el cual merece ser correspondido por una cuestión de dignidad humana. La mentalidad del “sálvese quien pueda” no solo nos dejaría en una situación muy inferior: mina toda idea arruinaría todo aquello por lo que luchamos.

Por eso, siempre me ha resultado chocante percibir tal mentalidad por parte de mucha gente durante estos meses de pandemia. Es como si no les importara más que buscar la supervivencia del “más apto” (no olvidemos, tal “aptitud para sobrevivir” tiene un crucial componente de desigualdad social. Más todavía cuando la fenomenología del autismo puede volver vulnerables a tantísimos integrantes de nuestra comunidad.

Más todavía no podemos darnos el lujo de sostener tal mentalidad cuando nos damos cuenta del capacitismo que viene con esta. Recordemos que, desgraciadamente, se sigue pensando que las vidas autistas valen menos y que nuestra condición necesita ser eliminada para, si quiera, poder alcanzar algo de dignidad humana. ¿Cómo podemos confiar en las intenciones de quienes afirman en “sálvese quien pueda”?

Por favor, basta de mentalidades que nos dificultan la ya difícil existencia. A ver si podemos lograr algo positivo dentro de esta “nueva normalidad”.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *