¿Qué sucederá con nuestra salud mental ahora?

La presente pandemia consiguió marcar muchísimos de nuestros peores problemas como sociedad. Entre dichos problemas, se encuentra notar el descuido constante por nuestra salud mental y por las profesiones que imparten tales cuidados en salud mental.

Desearía creer que, tras prestar atención a las consecuencias de la COVID-19, se reevaluará la situación de la salud mental en el país. Pero tal cambio requerirá de mucho más que buenas intenciones, se necesitará de un plan concreto y de buscar, de alguna manera, cambiar la mentalidad de tantas personas en diversos ámbitos de la vida cotidiana sobre salud mental. Queda pendiente tal desafío.

Como persona autista, nada me gustaría más que darme cuenta de que nos estamos esforzando en materia de salud mental y de apoyar psicológicamente a quienes hayan sufrido por la COVID-19; sin duda, encontraremos personas autistas entre quienes han sufrido muchísimo. Nuestra comunidad, especialmente tras estos años, necesitará mucha ayuda neuropsicológica, no solo para readaptarnos, sino para adaptar a quienes vendrán.

EITA ya es consciente del problema y está listo para la acción. Y confiamos en que muchas otras instituciones se darán cuenta y tomarán acciones. Esperamos un genuino cambio positivo tras la presente crisis.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *