Orgullo autista y discursos de odio (junio de 2020)

La presente publicación se dio como respuesta a una serie de ataques discriminatorios realizados a una publicación de Ernesto Reaño el 18 de junio sobre el día del orgullo autista, y cómo tales mentalidades son absolutamente incompatibles con el orgullo autista y la neurodiversidad.

El día de ayer hice una publicación sobre el Día del Orgullo Autista. Esta celebración se instauró el año 2005 a instancias del colectivo autista Aspies for Freedom y se ha celebrado de manera ininterrumpida desde ese año.

Mencioné en el mismo post que los movimientos autistas se han inspirado en aquellos LGTBIQ en cuanto a la forma de organización para demandar sus derechos. Este hecho (sin importar que esta sea una fecha instaurada por y para personas autistas) disparó (pueden ver los comentarios en este post) encendidos y deplorables comentarios discriminatorios, fónicos y capacitistas, frente a los cuales debo señalar lo siguiente:

  • Se me ha reprochado borrar comentarios: sólo borro los insultos y aquello que linda con la difamación y la calumnia (o lo son).
  • Se me ha reprochado no respetar todas las opiniones. Las opiniones discriminatorias o de odio no son respetables. Como decía Karl Popper, aunque suene paradójico, no podemos ser tolerantes con la intolerancia pues esta termina destruyendo todo y a todos.
  • Se me ha reprochado el no considerar a las personas autistas no hablantes cuando les he preguntado a los padres si sus hijos autistas están de acuerdo con esta fecha. Toda persona autista no hablante puede expresarse y comunicarse a través de sistemas aumentativos y alternativos de comunicación, pueden dar su opinión de esta manera. Es preocupante que muchos cuidadores ignoren esto y mantengan a sus hijos en el silencio y la incomunicación.
  • No existe un autismo “profundo” ni de “bajo” funcionamiento. Se suele usar este argumento respecto de las personas autista que no hablan. El lenguaje (o la capacidad de hablar) nada tiene que ver con la inteligencia. Las personas autistas no hablantes que se comunicaban bajo sistemas de comunicación aumentativa alternativa demuestran que son tan o más inteligentes que muchos neurotípicos.
  • Se me ha reprochado usar “autista” y no “persona con autismo”: los colectivos de personas autistas quieren ser llamados “autistas”.
  • Se me ha criticado querer mezclar autismo y LGTBIQ. No lo hago salvo cuando es para mencionar que según los estudios hay mayor diversidad sexual en el autismo que en la población neurotípica.
  • Es increíble que aquellos que reclamen respeto y eliminar la violencia y el bullying hacia personas autistas desplieguen discriminación y violencia hacia otros grupos minoritarios.
  • ¿Qué dirán de símbolo de la neurodiversidad que es un infinito con arcoíris?
  • Nadie se vuelve gay (o del espectro de la diversidad LGTBIQ) por simple influencia. Años de educación escolar no lograron hacer nada por la inteligencia ni la comprensión lectora de los que discriminan y odian la diferencia, por ejemplo.

Seguimos, firmes y renovados.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *