Acerca de EITA

El Equipo de Investigación y Trabajo en Autismo (EITA) fue creado en el 2008 por iniciativa del psicólogo y lingüista Ernesto Reaño. EITA surge con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas autistas verbales y de sus familias favoreciendo la creación de entornos amigables y una mirada de respeto y empatía.

Conceptualmente, trabajamos desde un enfoque centrado en la neurodiversidad y comprometidos en la creación de una cultura del autismo.
La Neurodiversidad, como concepto y práctica, explica que dentro de la biodiversidad humana las personas que poseen conformaciones cerebrales diferentes tendrán procesamientos distintos de la “realidad”. Así, nos oponemos a denominaciones que incluyan la palabra “discapacidad” o “trastorno”. Consideramos la necesidad de ir más allá del discurso neurotípico (los “neurológicamente típicos”) para construir uno del neurodiverso/neurodivergente.

El Autismo no es una condición que presente un solo patrón. En la actualidad se le reconoce como un espectro denominado “Trastornos del Espectro Autista” – nosotros hablamos de: Condiciones del Espectro Autista (CEA) – donde debemos averiguar cuáles son las potencialidades del individuo autista para tratar de adaptar el entorno a su desarrollo.

Al trabajar en autismo consideramos que no se trata de una enfermedad ni trastorno sino, mas bien, de una condición. Se trata de personas -como hemos señalado- que procesan el mundo de manera distinta y que configuran la “realidad” de manera diferente. 
No existe una “cura” pues no se trata de una enfermedad. Debemos proporcionarles herramientas para comprender nuestro entorno y aprender a establecer puentes con ellos.

Hacemos énfasis en las habilidades y destrezas específicas (talento cuando se trata de sistematizar información) y no en las debilidades para adaptarse a nuestros códigos sociales. Los neurotípicos tienen un procesamiento particular de la “realidad”, basado en la importancia de la comprensión de emociones y de las intenciones de los demás (empatía), para las personas autistas los enfoques psicoeducativos centrados en la enseñanza de las habilidades sociales y el fomento de la empatía a través de sus capacidades para sistematizar garantizan mejores resultados respetando la identidad e individualidad de la persona autista.

Establecemos contacto con instituciones educativas, laborales y civiles con el fin de explicar en qué consisten estas condiciones y cómo, adecuando el entorno, podemos lograr que se desarrollen creativa y profesionalmente de manera eficaz, en un marco de respeto y convivencia mutuos. Creamos y asesoramos asociaciones y redes para personas (y sus familias) que presenten las condiciones descritas.

 

 

NUESTRO EQUIPO


 

Francesco Riba
Ernesto Reaño
Maider Campos
Julissa Vernal
Beatriz Lázaro
André Mere
Mario Augusto Puga
Luciana Augusto
Andrea Mesones