No hay excusas para el filicidio

La presente publicación sirvió como complemento a la reflexión pasada sobre un caso de filicidio en los Estados Unidos (leer publicación original aquí).

Quienes piden “comprender” a Patricia Ripley, la madre qué asesinó a Alejandro, autista de 9 años, no se dan cuenta del capacitismo al interior de su pedido.

El “capacitismo” es la discriminación contra las personas con discapacidad, la creencia de que hay seres más capaces que otras.

Podemos entender las razones sociales del crimen pero no empatizar con el criminal cuando tenía la posibilidad de elegir no cometer aquel acto.

Acaba de morir George Floyd, afroamericano, a manos de un policía. ¿Debemos pedir que “comprendamos” al policía? ¿Que no podía hacerlo de otro modo?

El racismo mata, el capacitismo también. Ambos postulan que hay vidas de menor valor. Podemos entender estos fenómenos para erradicarlos, no para justificar sus crímenes.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *