Neurodiversidad y los mitos de la cura del autismo.

En una grabación de 1959 llamada “Un mensaje para el futuro”, el filósofo y matemático Bertrand Russell dejó la siguiente indicación sobre cómo conducirse en el plano de la investigación: “(…) Lo intelectual que me gustaría decirles es esto : Cuando estés estudiando cualquier tema o considerando cualquier filosofía . Pregúntate a ti mismo únicamente ¿ Cuáles son los hechos ? ¿ Y cuál es la verdad que los hechos sostienen? . Nunca te dejes desviar , ya sea por lo que tu deseas creer o por lo que crees que te traería beneficios si así fuese creído . Observa únicamente e indudablemente sobre cuáles son los hechos .” Confrontados desde una perspectiva científica, ¿cuáles son los hechos que conocemos ya, gracias a la neurociencias y al trabajo en neurodiversidad, en relación con el autismo?.

Cuando el psicoanálisis estuvo en boga, uno de los yerros recurrentes fue creer que el autismo era ocasionado por un trastorno en el vínculo madre-hijo. Luego, el modelo médico-psiquiátrico lo asoció a la esquizofrenia para luego ser considerado como un trastorno en el sentido vasto del término: ir en orden contrario a lo que debería ser (a la normalidad). No es lejana, entonces, la asociación con “enfermedad” en el modelo psiquiátrico y del médico en general. Cabría, así, la posibilidad de curar el autismo, ya fuera a partir de los psicofármacos (sobre todo, a partir de los años sesenta), ya fuera con el arribo del new age y extrañas modelos “eclécticos” o de alquimia fraudulenta. Llegaron, respecto al autismo, la teoría de los “niños índigo” (y el negocio de terapias alternativas como el “reiki”); la tesis de los neuropéptidos vueltos toxina al no ser asimilados el gluten y la caseína a nivel intestinal (y la venta de productos sin gluten ni caseína amén de vitaminas ad hoc); la del envenenamiento por mercurio en las vacunas (y la “desintoxicación” mediante la quelación, mortal para varios); la de la dificultad del procesamiento auditivo central (y la carísima e inefectiva terapia Tomatis); equinoterapia, terapia con delfines; e, incluso, – no bromeo – el retorno del exorcismo ahora llamado “Spirit Releasement Therapy”. Todo ello con miras a “curar” el autismo en la versión que prefiera: por imanes, dieta, inyecciones, cedés, amuletos… y, por supuesto, algún cóctel donde no falte risperdal.

La investigación basada en hechos nos ha demostrado que NO existe relación entre autismo y: vacunas, tipo de dieta, “desórdenes” mentales. ¿Que nos dicen, entonces, los hechos, sobre lo que SÍ es el autismo? El Autismo es una condición del neurodesarrollo caracterizada por un tipo de procesamiento atípico: el cerebro-mente de estas personas está más preparado para sistematizar que para empatizar. Entonces, es una condición, no una enfermedad. Por tanto no tiene cura. Está inscrita en la genética del ser humano y recientes investigaciones demuestran que los genes del autismo están ligados con lo que llamamos “creatividad”. Pertenece al neurodesarrollo, desde nuestros genes hasta la configuración cerebral cuyas conexiones, el “cableado” operan de manera distinta. La idea de la curación seduce a “profetas” ávidos de dinero. Engaña a padres que aún no han procesado el duelo por el niño soñado que no llegó. Crea lobbies apetitosos a burócratas. Destruye el esfuerzo de quienes luchan por el reconocimiento del autismo como forma de vida, como parte de la neurodiversidad. Siempre será más fácil querer “normalizar” al prójimo, al radiclamnete diferente. Si algún día llegásemos a expirar la diferencia de nuestro ADN, ¿qué sería de la creatividad? La “normalización” no produce, no crea. Sólo copia, mantiene y marchita.

Ernesto Reaño

Aparecido originalmente en: http://www.puntodeencuentro.pe/columnistas/ernesto-reaño/neurodiversidad-y-los-mitos-de-la-cura-del-autismo.html

2 thoughts on “Neurodiversidad y los mitos de la cura del autismo.

  1. UTengo a mi sobrina que tiene las características clásicas del síndrome de Asperger , la llevamos a evaluarla y la neuropediatra nos dijo que no podía diagnosticar porque antes tenía que recibir terapias preventivas las cuáles son terapia de lenguaje psicologia, modificación de la conducta,terapia ocupacional y est. Sensoperceptual . Y no entiendo porque esa respuesta si las caracteristicas son tan evidentes que no dejan lugar a dudas,además he podido informarme en Internet que esta condición se da por ciertas proteínas que el sistema digestivo no puede digerir que hay de cierto en esta afirmación porque lo he esuchado en entrevistas a profesionales . Que fue de la afirmación de que es hereditario además quisiera saber si es prudente inscribir a mi sobrina de 3 años de edad en un colegio con do centes que entienden de esta condición o inscribirla en un colegio regular donde los docentes no están preparados y tengo temor de que no entiendan a mi sobrina y la vayan a marginarademas sospecho que es posible que yo pueda tener esta condicion y no se si podría levantarme y descartar mi sospechas, porfavor le estaré muy agradecido por su pronta respuesta .

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *