Las vacunas no causan autismo (breve nota)

Artículo publicado el 15 de julio, como respuesta a más de comentarios negativos a la aclaración sobre la inexistente relación entre vacunas y autismo, así como la imposibilidad de curar el espectro autista.

A raíz de mi artículo “Dióxido de cloro y los venenos del autismo y de la COVID-19“, han aparecido seguidores de Kalcker que defienden al dióxido de cloro desde actitudes cercanas a la fe. A ello se han unido, cómo no, los anti-vacunas. Comparten creencias en cuanto a las teorías de la conspiración y consideran al autismo como una “enfermedad” que debe ser “curada”.

La ciencia se basa sobre hechos, sobre las cosas como aparecen, no como quisiéramos que fuesen. A esto último apunta, más bien, el pensamiento mágico. Y sobre este se aprovechan los pseudocientíficos y charlatanes.

Sobre la inexistencia de una relación entre vacunas y autismo basada en HECHOS:

1. Estudio de Yokohama: Andrew Wakefield señaló que la vacuna triple (MMR) provocaba el autismo; este fue el nacimiento del movimiento de los anti-vacunas. En la ciudad de Yokohama, en Japón, se hizo un estudio sobre los registros de 31 426 niños entre 1998 y 1996. Se tomó como base que el diagnóstico de autismo se hubiera hecho a los 7 años. En Japón entre 1989 y 1993 se dejó de utilizar la vacuna triple (MMR), a partir de allí se empezó a utilizar otro tipo de vacunas simples. Las tasas de autismo no bajaron sin vacuna triple y, al contrario, aumentaron, según la lógica de que no son más personas autistas en el mundo sino que cada día hay más conciencia del diagnóstico. El autismo equivale al 1% de la población mundial. En el Perú según estimados, no llegamos a los 10 mil diagnósticos cuando deben de haber 300 mil. Nos falta diagnosticar 290 mil. Leer estudio de Yokohama.

Los anti-vacunas dirán que igual no se usó la MMR pero sí otra vacuna, por eso presento:

2. Un estudio del 2019 hecho en Dinamarca, sobre la base de 657 461 niños nacidos entre 1999 y el 31 de diciembre 2010. En Dinamarca queda en los registros la historia de vacunación: quiénes se vacunan y quiénes no, ligado a la historia médica futura de cada niño, incluidos los diagnósticos de autismo. El grupo de los no vacunados presentaba la misma tasa de autismo que los no vacunados. Si las vacunas causan autismo, luego no debería haber autistas en el grupo de no vacunados, ¿cierto? Leer estudio en Dinamarca.

Las vacunas no causan autismo. El autismo no es una enfermedad sino una condición genética y de vida. Por ello el MMS (Clorito, CDS, etc.) no curan el autismo, nada lo cura. Las personas autista merecen respeto y herramientas.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *