La utilidad de escucharnos

Debemos reconocer más de un avance en estos tiempos. Con todo y las dificultades que trae, ya se va comprendiendo, poco a poco, la realidad del espectro autista y el hecho de que no somos unos cuantos individuos “excepcionales” o “defectuosos”, sino como miembros activos de la comunidad. La tendencia no podrá ser revertida, pese a dificultades presentes y futuras.

No obstante, seguimos topándonos con dificultades para un ejercicio pleno de derechos. Ahí entra el rol de las políticas, los análisis no solo psicológicos, sino también económicos, culturales y de otras áreas de la experiencia humana. Aquí es donde la intervención de la comunidad experta resulta imprescindible. Pero tales voces expertas requieren de algo más: requieren de nuestra voz, necesitan escucharnos.

Foto de Janko Ferlic en Pexels

Nos encontramos frente a una disyuntiva usual en esta clase de asuntos: ¿no basta con la voz de la persona especializada, quien de por sí conoce más de múltiples temas que la mayoría de la población? No realmente. La maestría del conocimiento no es sinónimo de dominar todo el saber existente; más bien, debemos comprender que el saber y el conocimiento metodológico necesitan especialmente en nuestros días, actualizarse y ampliarse constantemente, para continuar con relevancia. De esta forma, se necesitará ampliar tal saber a elementos y campos de la vida humana poco explorados o ausentes dentro de múltiples contextos sociohistóricos. Y he aquí la situación en la que se encuentra la comunidad autista.

Porque una voz experta, conocedora de la complicada y multifacética realidad del espectro autista y de su respectiva comunidad, se convertirá en una de nuestras mayores aliadas. El conocimiento experto adecuadamente divulgado y aplicado a mejorar nuestras condiciones de vida es el mejor vehículo que tenemos contra sentidos comunes y mitos persistentes desde hace mucho. Es imposible no destacar el potencial de lo que resulta cuando las personas mejor preparadas nos prestan atención.

Por tanto, necesitamos lo siguiente de la comunidad experta: nunca olviden escucharnos. Tenemos voz propia, experiencias, historias de vida y muchos otros elementos, capaces de servir para generar nuevos proyectos e investigaciones o para enriquecer las ya existentes. Tenemos agencia, necesidades y perspectivas sobre la sociedad, las cuales merecen la atención de otras áreas de la sociedad con poder de ayudarnos. Prestarnos atención no solo nos beneficiará, beneficiará a todo nuestro tejido social y el mundo que necesitaremos que aquí en adelante.

Contribuyamos, en conjunto, a una mejor realidad.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *