La comprensión por delante

Es difícil expresarlo siempre en buenos términos, pero debemos tener en cuenta siempre, comprender a la persona autista con la que convivimos o con la que trabajamos resulta crucial. No solo por una cuestión de “llevar la fiesta en paz”, sino porque se necesita para cualquier intervención presente o futura.

Porque, como en otras ocasiones, resulta una tarea difícil. Comprender a alguien que funciona diferente a la mayoría, lo cual incluye momentos que preferiríamos que no ocurrieran, no resulta fácil. Menos todavía en momentos de nuestras vidas en que debemos procurar tener prioridades claras y economizar en todo. Pero, definitivamente, estamos ante uno de los elementos que sí podemos priorizar y al que no debemos permitirnos descuidar.

¿A qué nos referimos con “comprender”? A buscar acercarse a su mundo de la vida, a buscar familiaridad con sus rutinas e intereses, a proponerse interpretar mejor las realidades de su condición, para empezar. Caeríamos en un error si consideramos tales actividades como limitadas por el poder económico o imposibles de realizar sin esfuerzo sobrehumano: con la información de calidad disponible, tal acercamiento cognoscitivo se puede realizar.

Y este es un desafío que nos espera en los siguientes años, lograr anteponer la comprensión frente al deseo de “normalizar” a la persona. Costará cambiar la costumbre, pero servirá muchísimo adoptarla, y nos traerá beneficios inconmensurables.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *