Hay mucho por explorar

Desde EITA, hemos buscado impartir saberes sobre la realidad del espectro autista no solo del Perú, sino también del mundo. No olvidemos que el interés de buena parte de la sociedad por conocer cómo se manifiesta el autismo, qué implicancias tiene para los individuos nacidos con la condición y cuál es el rol social que pueden cumplir dichos individuos, así como muchos otros aspectos de la vida cotidiana dados por sentado en el mundo neurotípico (eso incluso antes de que la pandemia de COVID-19 cambiara por completo nuestra vida diaria).

Aun cuando hayamos respondido a tales interrogantes y guiado de forma adecuada a cómo se deben llevar, siempre quedarán otras áreas de nuestro conocimiento y de la experiencia humana que necesitarán ser vistas desde la perspectiva autista. Esto no representa algo negativo. Todo lo contrario: representa el poder del conocimiento, la adaptación a nuevas situaciones que surgen tras resolver o comprender problemas más antiguos. Es seguro que veremos muchas de tales dinámicas cuando la presente coyuntura llegue a su fin y dé paso a otros desafíos.

En el caso del autismo, la coyuntura del siglo XXI nos está guiando a explorar nuevo temas y qué efectos tienen para la comunidad autista tanto del país como del mundo. Estos son algunos de los más importantes:

  • La comunicación electronal
  • La identidad sexual
  • La educación basada en la convivencia.

Todos estos temas tienen, como pilar, lograr una adecuada coexistencia de la comunidad autista y el mundo neurotípico mediante el empleo de nuevos conocimientos sobre la realidad, así como nociones renovadas de la experiencia humana.

Como podemos ver, tales temas requieren dejar de lado tabúes y prenociones. Por ejemplo, la idea de que la única forma de comunicación válida para la interacción social es la comunicación hablada verbal o que la identidad sexual tiene que ser necesariamente binaria y que las personas con esquemas de mente distintas o dificultades diversas no tienen interés en el tema de la identidad de la identidad sexual. Un trabajo en conjunto y con resultados duraderos necesitará que aceptemos esta nueva realidad y que el conocimiento puede orientarnos a una mejor realidad para todos los individuos involucraados.

Y así encontraremos temas, problemáticas y posibilidades dentro de la comunidad autista y dentro de la realidad humana. Hay mucho por explorar y cada nueva investigación o nuevo conocimiento aceptado abre aún más posibilidades. Y EITA está preparado para tal labor.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *