Lo nuevo

Prólogo de Cynthia D’Agostino a “El retorno a la aldea” de Ernesto Reaño

There was nowhere to go, but everywhere. Jack Kerouac No

“Atypical” de Netflix: una mirada desde el autismo.

No me resultó fácil escribir sobre Atypical. Por un lado,

Prólogo de Cynthia D’Agostino a “El retorno a la aldea” de Ernesto Reaño

Captura de pantalla 2017-09-04 a la(s) 12.42.33

There was nowhere to go, but everywhere.

Jack Kerouac

No estoy segura de que esto que estoy escribiendo sea oficialmente un prólogo, hay muchas cosas que no sé en mi campo, y otros campos que toca este libro y eso es algo que me resulta alentador porque un mundo sin curiosidad, es un mundo que no vale la pena transitar. Trabajar con personas con una mente diferente contagia eso, la curiosidad, y el pensamiento divergente, y no hay retorno de ese contagio para muchos.

Pero si estoy segura de que el camino que propone transitar en su libro el Dr. Ernesto Reaño, es uno muy válido y necesario para reflexionar sobre el autismo, las tecnologías, y el mundo en el que vivimos, y las transiciones que hemos vivido como humanos en nuestra comunicación.

Este libro es una invitación a pensar a las nuevas tecnologías, al mundo electronal como definirá el mismo autor, desde una perspectiva diferente, entusiasta, y respetuosa, con aquello que no conocemos, ni dominamos tan bien, pero aun así tenemos que usar, y sin embargo, resultan muy útiles y cómodas para las personas en el espectro autista.

Las características cognitivas o el tipo de procesamiento de la mente autista o fenotípicamente autista, no provienen de una semilla que alguien dejó en un meteorito que cayó de Marte, que se multiplicó y que alarma como una epidemia. Existen en la población general en mayor y menor medida, y conforman una invitación a mirar, pensar y hacer diferente, y como propone el autor ha estado presente siempre en la humanidad, y lo seguirá estando enriqueciéndolo siempre.

Aunque aún no lo entendamos todos así, suponer esto no minimiza de ninguna manera el impacto que genera abordar los desafíos para las personas en el espectro autista para ellos mismos, para el contexto, ni los esfuerzos que las familias y profesionales e instituciones y organismos deben afrontar para ayudar y empoderar cada vez mejor a personas que piensan, sienten y procesan la información de una forma tan diferente. Tenemos mucho por aprender. Todos de todos. Y eso es lo mejor.

La vinculación de las tecnologías con el espectro autista es actualmente fuerte, robusta, y un tema instalado en la agenda académica científica,  investigación y formación en el campo del autismo internacional y esencialmente práctica, e incluso el campo laboral, contando con muchos pioneros de habla hispana especialmente en España, tales como Gerardo Herrera, Guadalupe Montero, Luis Perez de la Masa,  Francesc Sistach entre otros y varios organismos e instituciones que producen casi a la misma velocidad que las actualizaciones de los sistemas operativos de los smartphones nuevas soluciones y proyectos para apoyar, y proveer aprendizajes, autonomía, ocio y autodeterminación a  las personas en el espectro autista.

Esta área de tecnologías en autismo es un área con una proliferación de proyectos enorme, aplicaciones, softwares, sistemas de comunicación alternativos, video juegos etc. al servicio de los apoyos para las personas en el espectro autista con un gran desarrollo en España, y otros países anglosajones que está en constante cambio y movimiento generando cada vez más, más herramientas y que también tiene réplicas en Latinoamérica, aunque aquí subsisten más prejuicios y es justamente Argentina, mi país, el  país pionero en replicar eventos científicos internacionales relacionados con el campo a través de las jornadas de Tecnologías aplicadas al espectro autista TECTEA de Grupo Cidep, que comenzaron unos meses después del primer congreso internacional de ITASD en el 2012 hasta la actualidad.

El autismo y la tecnología son grandes compañeros de viaje en esta ruta ontológica de construir conocimientos y formas de hacer un mundo diversamente fascinante.

La tecnología y la era electronal, como define el autor, ha cambiado todo, lo está cambiando todo, y lo seguirá cambiando todo, aún seguimos aprendiendo y aún seguimos enseñando cuando aún nosotros mismos, no sabemos ni tenemos tanta facilidad para comprenderlo como las personas en el espectro autista.

Estamos aprendiendo y estamos aprendiendo incluso a comunicarnos de una forma que aún no dominamos del todo.

La gran cantidad y variedad de desarrollos prácticos en tecnología para el espectro autista, no se ha acompañado de teorías o hipótesis que traten de encontrar o explicar el porqué de esta asociación tan amigable entre el mundo digital, electronal o cibernético resulta beneficiosa para estos individuos, y a veces tan difíciles de acercarnos para todos los que no están dentro del espectro autista.

En ese sentido, este libro es un aporte teórico muy interesante y necesario, y creo que hasta el momento el único y definitivamente el primero en Lationoamérica, para repensar no sólo en el poder de la neurodiversidad y las fortalezas del espectro autista, sino también para repensar hipótesis que nos sirvan para comprender mejor que tienen que ver el autismo con las tecnologías, y porque conforman un campo sinérgico y mutliplicador.

Para ello debemos liberarnos de prejuicios, investigar, probar, armar hipótesis y repensar todo lo que creíamos entender de la comunicación, y en definitiva de la especie humana. Sabernos no sabiendo y aprendiendo.

No porque no sepamos cuál es exactamente el camino o dónde nos llevará este camino, debemos dejarlo a un lado o desistir, o tener prejuicios, podemos recorrerlo, podemos aprovecharlo, podemos dudar, podemos probar, podemos re-hacer, podemos investigarlo, y podemos armar hipótesis y teorías sobre ellos.

Este libro nos invita a justamente a esto último.

No hay nada más fascinante en ciencia que no saber con certeza cuál es y cómo será el camino, lo que si sabemos, es que muchas tecnologías son herramientas muy amigables para las personas en el espectro autista y sirven para brindarles apoyos, sin contar todos los apoyos que pueden ofrecer a los de fuera del espectro, aunque nos cueste más aprenderlos.

Es fascinante no saber qué camino toca y cómo será, porque eso quiere decir que todos los caminos son posibles, y que es momento de construirlos a cada paso, de experimentarlos, de crear, de probar y de hacer desde la práctica, pero también a través de hipótesis y reflexiones como las que propone este libro.

Una invitación abierta y flexible a repensar el mundo, el autismo, y las tecnologías y todo lo que todavía tenemos para explorar aprender.

Yo siento que no hay nada peor en la clínica o en la vida, que creer que no hay ningún lugar a dónde ir, o que todo está dicho y aprendido, y no hay nada mejor que entender que podemos ir a cualquier lugar y aprender en ese camino.

Este libro, propone empezar a pensar en transitar el camino de las las hipótesis y las teorías de todos esos lugares a dónde podemos ir.

Vamos.

Buenos Aires, Agosto del 2017

Lic. Cynthia D’Agostino, Psicóloga, Universidad de Buenos Aires. Mgt. Psicopatología Clínica Infanto Juvenil. Universidad Autónoma de Barcelona. Creadora y directora de Yoenfoco Talleres, Mujeres TEA, y Rubikear. Se dedica a la clínica, investigación y capacitación profesional y consultoría en Buenos Aires, Argentina.

Agregue un comentario