Diágnóstico y neurodiversidad: tiempos de Electronalidad.

(Aparecido por primera vez en: http://www.puntodeencuentro.pe/columnistas/ernesto-reaño/diágnóstico-y-neurodiversidad-tiempos-de-electronalidad.html)

Con motivo de la salida al público del nuevo manual de diagnóstico de la Asociación Psiquiátrica Americana, el DSM 5, en el año 2013, el Instituto de Salud Mental de los Estados Unidos anunció que se desmarcaba de esta clasificación diagnóstica. El Dr Timimi y un importante número de psiquiatras enviaron al Colegio de Psiquiatras de Reino Unido una petición formal para que sean abolidos los sistemas de clasificación DSM y CIE.

¿Qué ocurre con los diagnósticos? ¿De qué forma son relevantes para nuestras reflexiones sobre la Neurodiversidad, el Autismo/Asperger, la Electronalidad?

Los encargados de elaborar los criterios diagnósticos son psiquiatras “especialistas” en el tema quienes deciden cuáles son aquéllos válidos y cuáles no.

No es difícil constatar que, a la par con el crecimiento de la industria de los psicofármacos, los psiquiatras han dejado de buscar las causas para centrarse en los efectos. Las causas, la investigación científica (como en neurociencia y genética), ha sido dejada de lado al elaborar estos criterios. No existe, entonces, relación entre categorías diagnósticas y etiología.
Desde otra óptica, los estudios en neurodiversidad de Armstrong, muestran cómo en las sociedades orales existe un lugar natural para las personas neurodiversas (“la percepción de discapacidad o don depende del lugar donde hayas nacido”).
Es en la sociedad escribal, donde se intenta objetivar la realidad, donde se trazan este tipo de manuales y clasificaciones. Tendencia homogeneizadora acorde a la normalización donde, sobre el papel, deben crearse, también, leyes que favorezcan la “inclusión” pues la norma excluye, necesariamente, todo lo que no recaiga en sus contornos.

El sistema electronal, con el desarrollo de las tecnologías actuales, favorece el retorno a ese “lugar natural” de la diversidad (la neurodiversidad). Es la subjetividad y no la objetividad la meta del ser electronal. Se diluyen los topes de los manuales nacidos de una lógica del siglo pasado, volviéndolos modelos escríbales (o pseudo-escribales) perimidos.
Nuestra misión, hoy, es crear nuevas formas de comprensión de la realidad neurodiversa, centradas en los cambios que se están dando en cognición social, la atención conjunta y de la Teoría de la Mente, en la población en general. La electronalidad, como afirman Biondi y Zapata, desde 1989, supone no sólo el uso de la herramienta tecnológica dada sino la transformación en nuestro percepción compartida del mundo, a través de lo que llaman “vectores de producción de sentido”. Esta idea es inexistente en otras teorías que traten de explicar estos procesos, como la llamada “literacidad digital” que busca, más bien, la voluntad de perpetuar el poder de una escribalidad menguante. Comprendiendo estos vectores sabemos de nuestra vuelta a los orígenes orales. Estos vectores (y su relación con el Autismo) son: los del “ello en perspectiva” (derivado hacia el interés específico en el Autismo/Asperger), “privilegio de la metonimia” (procesamiento en detalle y por contigüidad, base fundamental de la capacidad de sistematización), “lógica yuxtapuesta” (la Gestalt en el Autismo/Asperger va de las partes hacia el todo).

Como señalamos, en las sociedades orales las persona neurodiversas encuentran un espacio natural. Es hora de hallar este espacio con una reflexión que incorpore y desarrolle, en su totalidad, para las personas Autistas/Asperger, cómo piensan, perciben y crean, a partir de las marcas de producción de sentido de nuestros tiempos. Comprender el sistema electronal es la clave para escapar de las rendijas de los manuales diagnósticos y crear formas de comprensión que fluyan en lo diverso.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *