Detección temprana de autismo

Muchos profesionales, asumo que por ignorancia (aunque en ese caso sería mejor callar), suelen decir a los padres que recién hacia los 5 ó 6 años (ignoro de dónde extraen esa cifra) recién se puede dar un diagnóstico de autismo. Esto es falso.

Las condiciones del espectro autista pueden ser detectadas desde el año y medio, momento en el cual se asienta la “atención conjunta (la capacidad del niño para seguir con la mirada la mirada de los adultos, observar sus acciones y empezar a imitarlas). Para ello existen una serie de escalas (como el Q-CHAT) pero, principalmente, el ojo clínico de un profesional preparado.

Desde el año y medio uno puede evaluar si la mente de la persona es predominantemente social (lo típico) o sistemática (lo diverso).

Ojalá quienes tienen en sus manos la oportunidad de recibir las preocupaciones de los padres respecto del desarrollo de su hijo puedan ser honestos con dichas inquietudes.


Qué falta de empatía decirle a un padre, madre o cuidador, de un niño o niña de 2 años (por ejemplo): “no se preocupe, ya va a hablar” o “hay que esperar” o “no hay que etiquetarlo”…

  1. Una etiqueta puede salvar una vida: un diagnóstico temprano permite adaptar la mentalidad y el entorno de la persona y mejorar radicalmente su calidad de vida.
  2. Si no se desarrolla el lenguaje verbal se pierde tiempo en enseñar otras técnicas de comunicación, con la consiguiente frustración del niño y de su entorno.
  3. ¿Esperar cuánto para dar un diagnóstico? Seis meses en la vida de un niño de dos años ya es una cuarta parte de su vida. En términos de tiempo a los adultos puede parecerles poco ese lapso, pero no es ponerse en el lugar del neurodesarrollo del niño.

No, no hay que esperar, hay que buscar los apoyos pertinentes y los profesionales que puedan orientarlos.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *