Conductas “autistas”

Como recuerda Barry Prizant (“Uniquely a human”.), Ros Blackburn -mujer autista, estudiosa y difusora de esta condición- señala que no existe eso que llaman “conductas autistas”: son comportamientos humanos y respuestas humanas basadas en la experiencia de cada ser.

Ante cualquier comportamiento atípico que llame nuestra atención (mecerse, aleteos, mover los dedos frente al rostro, etc.) debemos preguntarnos siempre el “por qué” de dicha acción. Encontraremos que tienen que ver con dos motivos, fundamentalmente, la ansiedad o la emoción frente a un evento. Querer suprimirlos equivale a decir “no tienes derecho a estar ansioso”, no “tienes derecho a emocionarte”. Pensemos en un neurotípico cuando ve un partido de fútbol o cuando alguien no llega a una cita pactada, lo que observaremos serán comportamientos exagerados salvo que -neurotípicamente- socialmente aceptados. Pero querer eliminar esas conductas de la persona autista ¿a quién beneficia -como diría mi buen amigo Eduardo Díaz- a esa persona o al entorno que no las comprende y se avergüenza de ellas?

Aceptar la neurodiversidad es comprometerse con el respeto y el conocimiento de aquellos con quienes compartimos nuestra naturaleza: para poder convivir realmente.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *