Con cuidado, y sin perder los objetivos

Momentos difíciles nos llevan a tomar decisiones erradas. La desesperación y la sensación de desesperanza nos pueden llevar a caer en manos de quienes lucran con la incertidumbre. Asimismo, nos llevan a ver situaciones relativamente normales como signos de que “se viene el fin del mundo” y otras impresiones similares.

No hay mucho que podamos hacer para evitar tal clima. Pero sí podemos pedir algo de calma, tomarse un respiro y pensar en estrategias que se pueden efectuar para evitar un colapso nervioso. Aquí van algunas ideas:

  • Usar técnicas de respiración o de meditación.
  • Buscar lecturas sobre la problemática que nos está afectando.
  • Preguntar a alguien que conozcamos y que haya pasado por situaciones similares para ver cómo se puede superar.
  • Buscar una nueva perspectiva de cómo encarar tal situación.

Sé que resultará difícil, y nada nos garantiza éxito inmediato. Pero con algo debemos empezar. Solo con la práctica constante, podremos obtener algo de calma para estos días.

Espero que podamos sentirnos mejor en los días que vienen.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *