Breves apuntes sobre nuestro día

Mañana conmemoraremos el día del orgullo autista. Tal fecha nos permitirá recordar nuestra realidad como sujetos de derechos y afirmar nuestra identidad como una realidad que necesita ser comprendida y aceptada. Desearíamos haber podido formar una conmemoración adecuada, pero la presente crisis mundial de salud nos lo impide.

aceptación, Adolescente, adulto
Foto de Sharon McCutcheon en Pexels

Por mi parte, desearía aclarar algunos cuestiones, de forma muy breve, sobre lo que significa tal fecha:

  1. No es “lavarle la cara” al espectro autista. Es un llamado a la reivindicación. Siempre hemos reconocido las múltiples dificultades de formarnos como personas autistas, dificultad justamente aumentada por la falta de un reconcomiendo apropiado. Es rechazar el callarnos por vergüenza, es aceptar que existimos.
  2. No es una celebración para “superar el autismo” o para las familias en sí. Es, primera y principalmente, para las personas en el espectro, para toda la comunidad. Las familias que lo conmemoren necesitarán tener en cuenta que el familia autista es la razón de ser de tal conmemoración.
  3. No es un capricho de los “autistas de alto funcionamiento”. Muchas voces activistas en el mundo actual (Amy Sequenzia, el mejor ejemplo) son “autistas de bajo funcionamiento”. Precisamente, la idea de conmemorarlo es darnos cuenta de que debemos ayudarnos entre nosotros, debemos formar comunidad.

Nunca olviden eso. Nunca olviden quiénes debemos protagonizar este día, y para quiénes es. Luchemos por una genuina neurodiversidad.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *