Autismo y fidelidad

Antonia Fraser decía que “la fidelidad de un niño a sus juguetes a través de los siglos es una de las grandes historias de la humanidad”.

La fidelidad de las personas autistas para sus intereses profundos debe ser vista, también, como una forma de pasión.

Y entre estos está la tecnología. Hemos señalado que el mundo electronal ha sido forjado gracias al tipo de mente autista: son ellos quienes en elevado número, a lo largo del espectro y sus variantes, son mayoría en las zonas donde se crea y desarrolla tecnología.

De ellos la programación, la robótica, el código binario, la codificación en Emoji: no los alejemos de este mundo que les es propio. La realidad virtual, aumentada, las redes, favorecen sus formas de comunicación y relación. No son mejores ni peores que la realidad cotidiana y neurotípica que les ofrecemos. Son su forma de ser y de estar en el mundo. Aprendamos de los neurotípicos electronales -los millennials– que ya conviven con ellos en esta nueva tierra donde hay espacio, nuevamente, para la diferencia, para el diferente.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *