Autismo y Déficit de atención e hiperactividad II

Anteriormente, mencionamos que hay una relación conexa entre lo que llamábamos Asperger (Autismo nivel 1) y TDAH en algunos casos. Son dos condiciones distintas del neurodesarrollo que pueden presentar características similares pero sólo en algunos casos se anexarán rasgos de TDAH al Asperger (Autismo nivel 1) según su orden de relevancia.

Encontramos, de modo general, las siguientes similitudes y diferencias entre el Asperger (Autismo nivel 1) y TDAH:

Asperger

  1. Comunicación: procesamiento que tiende a ir no más allá de la información dada (tendencia a la interpretación literal).
  2. Relaciones sociales: generalmente existe un deseo por interactuar pero hay un desconocimiento de las habilidades sociales para hacerlo (no son intuitivas).
  3. Intereses: profundos y con un alto grado de hiperfocalización y sistematización. Tendencia a no procesar lo que no recae dentro del campo de su interés.
  4. Mentalización: dificultad para comprender gestos asociados a emociones y para comprender intencionalmente la conducta de los demás (tendencia a la “ingenuidad”).

TDAH

  1. Comunicación: inatención que hace difícil, bajo ciertos contextos, ir más allá de la información dada.
  2. Relaciones sociales: hay un deseo de interacción pero la impulsividad y la tendencia a la hiperactividad puede hacer errar el cálculo de las habilidades sociales necesarias.
  3. Intereses: dentro de los rangos típicos. Dificultad para focalizarse en temas ajenos al área de interés.
  4. Mentalización: sin dificultades para comprender gestos asociados a emociones. Pueden haber dificultades, sí, para calibrar las intenciones del otro debido a la inatención (son “ingenuos” pero en menor medida).

Con esto no pretendemos agotar las similaridades y diferencias entre estas dos condiciones pero creemos que pueden dar una noción sobre la cual partir e informar.
Mientras más se conozca lo que se asemeja dentro de la neurodivergencia, podrán los neurotípicos aprender más sobre sus propias limitaciones y sobre la amabilidad necesaria para convivir y aprender de lo que no se tiene y que hace rica nuestra especie humana. Los grandes logros en las ciencias y en las artes pertenecen a personas atípicas y huyen siempre de aquello llamado “normal”.

Ernesto Reaño

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *