Aniversario 22 del término “neurodiversidad”

Hoy se cumplen 22 años desde que la socióloga autista australiana Judy Singer acuñó el término “neurodiversidad” (leer más aquí), junto con el periodista estadounidense Harvey Bloom. De más está en indicar que el término, así como aquellos vocablos que resultaron de este (neurodivergencia, neurotípicos, etc.) da forma a cómo buscamos expresar el rumbo que la aceptación de las personas autistas debe tomar.

Por mi parte, no puedo expresar claramente la alegría de haber encontrado, reunido como tal, el concepto que resume el camino que mi vida, y la vida de muchas personas autistas, debe tomar: la aceptación como parte propia de la existencia humana, con sus diferencias y todo lo que estas implican. No se trata más de pensar en unas formas de configuración cerebral “correctas” y otras “dañadas” o “trastornadas”; la idea, codificada por la neurodiversidad, es que existimos muchas personas con mente diferente, con otras formas de llevar a cabo nuestros procesos cerebrales, de los cuales podemos también apoyar a nuestros semejantes. Supe que, al lado de mi propia existencia, también existían otros muchos individuos, alrededor del mundo, con mi condición, que buscaban no solo aceptación social, sino el ejercicio pleno de sus derechos y el fin de la discriminación.

Todavía nos queda mucho por lograr en el Perú. Pero aceptando la idea de la neurodiversidad, tenemos el camino trazado. No necesitamos curarnos, ni “normalizarnos”; necesitamos que se nos acepte como tal, que se comprenda cómo vivimos y qué necesitamos. El futuro necesitará de la neurodiversidad para, así, mejorar la calidad de vida de toda la especie humana.

Trabajemos en conjunto por un bello futuro neurodiverso. Desde EITA y desde nuestro actuar.

Mario Augusto Puga Valera

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *